Estancia de bienestar y descanso en el hotel IMPERATOR

Los jardines del IMPERATOR son un paréntesis ajeno al tiempo. En la temporada de buen tiempo, el desayuno va acompañado del canto de los pájaros. Por el mediodía y la noche, el restaurante prepara las mesas en la terraza, a la sombra de los árboles centenarios. A la hora del crepúsculo, el bar Hemingway instala un espacio de cata de vinos bajo los olivos.

Justo enfrente del hotel, los Jardines de la Fuente ofrecen un amplio espacio para los enamorados del aire libre y las plantas mediterráneas. Los más deportistas podrán correr en un entorno sorprendente, en medio de los vestigios romanos. Otros podrán pasearse hasta la torre Magna o evadirse practicando taichí, yoga, Pilates...

Salon Salon Salon Salon Salon

Salon Salon Salon Salon Salon

Estancia de descanso: masaje y relajación

El IMPERATOR ofrece el entorno y los medios para redescubrirse a uno mismo y reencontrar la vitalidad interior.

Previa reserva, podrá gozar de masajes en su propia habitación: masaje tradicional, masaje facial japonés para que resplandezca su rostro, masaje con bambú adaptado a los deportistas, masaje ancestral zazen para una desconcentración total y masaje de pies y reflexología plantar.

Previa petición, se imparten talleres de relajación y sesiones energéticas, tanto individualmente como en grupo. El IMPERATOR recurre a una especialista en energías chinas y taoístas que trabaja sobre la revitalización del cuerpo y la mente y la evacuación del estrés. Pueden planificarse cursos privados con antelación.

LOADING...
Cliquez pour voir l'image suivante