Un hotel, un jardín, la calma

Un inmenso ginkgo biloba reina y domina desde su posición central los jardines del hotel IMPERATOR. En verano, presta su sombra protectora. En otoño, este “árbol de los miles de escudos” colorea el entorno con sus jaeces de oro.
Cipreses, olivos, tilos y moreras aderezan los jardines: el hotel huele a la Provenza. Pronto también una colección de cítricos aportará sus perfumes.

Salon Salon Salon Salon Salon

Salon Salon Salon Salon Salon

Salon Salon

Gracias a sus elevados muros, los jardines del IMPERATOR son un remanso de tranquilidad. En ellos encontrará parras vírgenes y rosales trepadores. Allí, los arcos y las columnatas resaltan sobre las paredes ocres, cuyo color va a la perfección con los jarrones de Anduze.

Los jardines del IMPERATOR gozan de una gran amplitud. Pueden acoger a cócteles cena de 1000 a 1500 personas durante las largas veladas de la feria. En ocasión de recepciones, bodas y otros eventos, se organizan en diferentes espacios.

Cada viernes y sábado, los aficionados al vino se encuentran, para tomar un vaso, en los salones de verano.

Este invierno se efectuarán excavaciones arqueológicas en los jardines del IMPERATOR. El hotel está ubicado en el corazón de la villa romana, entre el foro y el santuario dedicado a Augusto en los Jardines de la Fuente, frente al IMPERATOR. Quizás, bajo el jardín, se encuentren valiosos vestigios del notorio pasado de Nîmes.

LOADING...
Cliquez pour voir l'image suivante